Blogia
El Chador Azul

En silla de ruedas por la antigua Persia

En silla de ruedas por la antigua Persia

Artículo original en El Blog de Roge

-------------------------------------

Beatriz Pitarch y su madre Asunción en silla de ruedas se fueron a la antigua Persia por amor al arte. Beatriz es licenciada en Historia del Arte, Asunción en Bellas Artes. Querían admirar Persépolis en primavera. Tuvieron que salvar muchas barreras arquitectónicas, defenderse en el caos de trafico de Teherán, moverse con destreza y esfuerzo entre ruinas arqueológicas, orientarse por bazares laberínticos. Todos los sufrimientos fueron pocos ante la admiración que les causo las bellezas que observaron en Irán y la gran hospitalidad de su pueblo. Beatriz recoge la crónica de este viaje en el libro “El Chador azul”.

Beatriz Pitarch nació en Jaca en 1977 auque reside en Zaragoza desde hace bastantes años. Trabaja como locutora de radio en la Cadena SER. Realiza un par de viajes al año, uno de ellos con Asunción. El primer destino que eligieron desde que su madre esta en silla de ruedas fue Irán. Salía de una operación de rodillas pues tiene necrosis.

Cuando comentaban que se iba a Irán a la gente les sonaba país en guerra (se confundían con Iraq), cuando sustituyeron la palabra de Irán por la de Persia, nombre con el que se conocía el país hasta 1935, el resultado fue diferente pues suena a alfombras, palacios y fantasía oriental.

Beatriz y Asun en su primer día de estancia en Teherán liberan una lucha abierta para cruzar las grandes avenidas en la silla de ruedas. Para cruzar, Asun despliega el bastón a modo de puntero con el que hace señales a los coches. En cuanto parece que frenan, Beatriz empuja la silla con decisión. El truco esta en no dudar.

En la capital de Irán visitan museos, palacios y el bazar de diez kilómetros de extensión y más de dos mil puestos. En el mausoleo del Eman Zeid deben colocarse por primera vez el chador. Beatriz define de esta manera la prenda: “Es una especie de sabana semicircular que se coloca en la cabeza y te cubre todo el cuerpo, haciendo que parezcas una monja, una sombra o un fantasma, según se miré. El uso en Irán está muy extendido y, aunque en algunas mezquitas o recintos sagrados sea de carácter obligatorio, las que lo llevan por la calle lo hacen de forma voluntaria, y en todos los casos de color negro. Los nuestros, sin embargo son azules con dibujos de flores.

Luego visitan la ciudad de Shiraz. En la mezquita Nassir Ol Molk Beatriz tiene uno de los momentos místicos del viaje. Están solas en su interior. El juego que las luces realizan en la sala de oración coloreado las vidrieras que a su vez se reflejan en el suelo de color turquesa. Beatriz describe el momento:”El rojo me rodea, el verde me acaricia, el amarillo me ilumina….La sala desprende magia, la belleza es abrumadora y pienso en que esta es la ciudad más bonita que he visto nunca.”

Sensibles a toda disciplina artística se dirigen al mausoleo de Saadi, uno de los más queridos poetas iraníes. La poesía en Irán esta presente en todos los hogares y todos saben recitar versos de memoria.

Asun y Beatriz llegan hasta Persépolis, ahí le espera inmóvil desde hace 2.500 años. Para empezar deben de superar ciento once escalones. Se trata de la escalera principal, única forma de llegar a las ruinas. Con mucho tesón y esfuerzo consiguen llegar hasta arriba pero una vez allí observan que el terreno sobre el que se levanta Persépolis es pedregoso y las ruedas de la silla no giran bien sobre las piedras, se enganchan, se tuercen y se atascan constantemente. De forma tozuda avanzan hasta que dan con el truco de inclinar la silla en un ángulo de 45 grados y apoyarla solo con las ruedas traseras.

El viaje por Irán prosigue por otras ciudades como la de Yazd, Isfahan o Qom.

Beatriz Pitarch intervino en la Casa de la Palabra el martes 6 de abril. Nos comentó que aunque el motivo inicial del viaje fue conocer directamente el arte y la cultura persa según pasaban los días lo que más les interesó fueron las gentes y sus inquietudes. Destaca que los iraníes les acogieron con una gran hospitalidad y en ningún momento se sintieron inseguras.

Texto: Roge Blasco
Publicado en El Blog de Roge el 11/04/2010

-----------------------------------------

Audio relacionado

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres